1. Homepage
  2. Soluciones Contables y Publicaciones
  3. Auditoría electrónica del SAT: qué hacer, qué no y cómo superarla
accounting-cs-payroll-hero

Artículo

Auditoría electrónica del SAT: qué hacer, qué no y cómo superarla

La entrega de información falsa, el incumplimiento de las obligaciones fiscales, gastos que no se corresponden con los ingresos. Los motivos para levantar las sospechas del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y ser sometido a una auditoría son diversos. 

En el universo de auditorías, la electrónica es una de ellas. Un tipo que permite agilizar los procesos y recaudar más sin necesidad de llevar a cabo tantas auditorías tradicionales. De hecho, los recursos obtenidos por el SAT en los primeros meses de 2019 a través de estas modalidades fueron un 33% mayor que en 2018.  

¿Quiénes pueden estar comprendidos bajo este tipo de revisión fiscal? Todas las personas que han brindado el correo electrónico al SAT para dar de alta el Buzón Tributario

No importa si es persona física o moral, puede recibir un aviso de auditoría electrónica por parte del SAT si detecta incoherencias entre ingresos, gastos y el pago de impuestos.    

Prepárate para la auditoría electrónica 

Parece obvio decirlo, pero lo principal es no hacer caso omiso a las auditorías electrónicas o pasarás a formar parte de la lista negra del SAT. Si pasan 40 días y no respondes, serás acreedor a una multa por hacer caso omiso a la autoridad. 

Entonces, el primer paso es revisar regularmente el Buzón Tributario para verificar que no hayas pasado por alto una notificación. 

Si has recibido una notificación, no olvides verificar su autenticidad. Puedes hacerlo en la página del SAT, en el apartado “Verifica la autenticidad de la orden de fiscalización” del menú “Otros trámites y servicios”. Allí podrás verificar la información relacionada con el proceso, los motivos de la auditoría y el monto a pagar. 

Cómo es una auditoría electrónica del SAT 

En 2020, el SAT ha aumentado la frecuencia y rigurosidad de sus revisiones, y las auditorías electrónicas son una de ellas. A través de este tipo de revisiones, el SAT tiene un mayor control de la información de los contribuyentes y realiza las comunicaciones por vía digital en caso de encontrar incongruencias. Esto disminuye la necesidad de hacer revisiones más exhaustivas y agiliza el proceso. 

En caso de ser sometido a una auditoría electrónica, el primer paso que dará el SAT es informar de forma precisa y clara qué es lo que necesita averiguar y realizará una verificación de las obligaciones fiscales. Como su nombre lo indica, esta auditoría se realiza por Internet, a través de la página web del organismo. 

Como responsable fiscal, dispondrás de 15 días hábiles para proporcionar la información requerida mediante el Buzón Tributario. A partir de ese momento puedes optar por tres opciones para hacer frente a la auditoría electrónica: 

  1. Presentar comprobantes de pago de impuestos e ingresos para demostrar que no existe una deuda con el SAT y se han pagado correctamente los impuestos. La autoridad fiscal será quien determine si es válida o no la aclaración.  
  2. Aceptar la deuda informada por el SAT y realizar el pago por medios electrónicos. Esta opción habilita la condonación total de multas y recargos por parte de la autoridad.  
  3. Solicitar un acuerdo conclusivo mediante la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) para detener la auditoría y llegar a un acuerdo con el SAT. 

Consejos para superar -o evitar- una auditoría electrónica 

Las auditorías del SAT no son inevitables ni son imposibles de superar. Sólo es necesario estar atento a ciertos factores. 

Es importante estar pendiente de los mensajes que llegan al correo electrónico registrado en el SAT. Allí se avisa de todos los movimientos y estados que tiene una persona frente al fisco.  

Nunca está de más revisar la bandeja de correo no deseado, pues en ocasiones los mensajes pueden ir allí. 

Mantente siempre informado de las especificaciones de estas auditorías fiscales y acércate a las oficinas de atención del SAT si fuese necesario. 

Ante la adquisición de un producto o servicio, verifica que los proveedores o prestadores no estén en las listas negras que se publican en el sitio web del SAT. 

Conserva la documentación legal que respalda cada compra o prestación de un producto o servicio. 

Y lo más importante de todo, garantiza el cumplimiento de las obligaciones en tiempo y forma para evitar todo tipo de revisión. 

¿Quieres saber más sobre este y otros temas fiscales de interés? Lee nuestro blog y registrate ahora en nuestro webinar Cómo enfrentar una auditoría electrónica del SAT, en próximo 28 de Mayo a 12 horas.